RSS

MEDJ: Cristo, el Cordero quemado (Parte 2)

16 abr

Continuando con esta enseñanza como venía explicando, en el antiguo pacto podemos ver con la revelación del nuevo pacto de manera asombrosa los sufrimientos de Cristo en su totalidad.

En el libro de Levítico hay gran revelación acerca de qué es lo que le pasó a Cristo en Su muerte física y espiritual, de hecho en el libro de Hebreos se nos explica, haciendo alusión a lo que habla en Levítico sobre los sacrificios de animales, tipificando al sacrificio de Cristo. Veremos a continuación:

Levítico 4:4  Traerá el becerro a la puerta del tabernáculo de reunión delante de Jehová, y pondrá su mano sobre la cabeza del becerro, y lo degollará delante de Jehová.

Levítico 4:5  Y el sacerdote ungido tomará de la sangre del becerro, y la traerá al tabernáculo de reunión;

Levítico 4:6  y mojará el sacerdote su dedo en la sangre, y rociará de aquella sangre siete veces delante de Jehová, hacia el velo del santuario.

Ahí se puede ver lo que respecta al sacrificio físico de Jesús, es decir, Su muerte física, de Su cuerpo, al ser crucificado y derramar Su sangre por nosotros, aplicando en ese entonces para expiación por los pecados, que aplica al Cordero inmolado en el nuevo pacto para remisión (Hebreos 9:22), es decir para quitar el pecado del mundo (Juan 1:29) como expliqué en la parte 1 de esta enseñanza.

  • El becerro quemado para expiación

Pero a continuación sigue lo que le pasaría a ese becerro:

Levítico 4:8  Y tomará del becerro para la expiación toda su grosura, la que cubre los intestinos, y la que está sobre las entrañas,

Levítico 4:9  los dos riñones, la grosura que está sobre ellos, y la que está sobre los ijares; y con los riñones quitará la grosura de sobre el hígado,

Levítico 4:10  de la manera que se quita del buey del sacrificio de paz; y el sacerdote la hará arder sobre el altar del holocausto.

Levítico 4:12  en fin, todo el becerro sacará fuera del campamento a un lugar limpio, donde se echan las cenizas, y lo quemará al fuego sobre la leña; en donde se echan las cenizas será quemado.

Como usted podrá ver en la Palabra de Dios, el becerro no tan sólo era degollado y derramaba su sangre, sino que también tenía que ser quemado, y esto también era para expiación, es decir, era parte del proceso para cubrir los pecados del pueblo, lo veremos en la Escritura:

Levítico 4:20  Y hará de aquel becerro como hizo con el becerro de la expiación; lo mismo hará de él; así hará el sacerdote expiación por ellos, y obtendrán perdón.

Levítico 4:21  Y sacará el becerro fuera del campamento, y lo quemará como quemó el primer becerro; expiación es por la congregación.

  • Aplicación a Cristo

Nótese que no tan sólo cuando el becerro era degollado y derramaba su sangre (inmolado) se hacía expiación. También cuando era quemado era expiación, era parte del sacrificio. Ahora veamos en la carta a los Hebreos cómo la Palabra de Dios lo confirma pero ahora refiriéndose a nuestro Señor Jesucristo:

Hebreos 13:11  Porque los cuerpos de aquellos animales cuya sangre a causa del pecado es introducida en el santuario por el sumo sacerdote, son quemados fuera del campamento.

Hebreos 13:12  Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta.

Para los que quizás cuando leían en Éxodo acerca del cordero que era quemado, o en Levítico y Números (donde habla en gran parte de estos sacrificios y holocaustos por el pecado) sólo leían de pasadita, sin la revelación de que el antiguo pacto era tan sólo una sombra (Hebreos 10:1, Colosenses 2:17, Hebreos 8:5) de los padecimientos de Cristo en Su muerte y resurrección.

¡Esa parte en la cual el becerro o cordero era quemado, nos dice en el nuevo pacto que aplica a nuestro Señor Jesucristo, aplicando en Su muerte espiritual, cuando descendió al mismo infierno y lo sufrió por ti y por mí!

Es por esa razón que ahora podemos entender lo que dice en Hebreos:

Hebreos 9:23 Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos (habla de sacrificios, refiriéndose a Jesús en Su muerte física y espiritual (Filipenses 2:8, Isaías 53:9).

  • Olor grato a Jehová

Lo impactante de todo esto es que como lo comenté, era necesario que el animal en el antiguo pacto fuera quemado para la expiación, esto era ofrenda encendida a Jehová (Levítico 3:3, 9,11, 14, 4:35, 7:5, 8:28), y no solamente ofrenda encendida, ¡sino que eso le era olor grato a Jehová!:

Levítico 3:16  Y el sacerdote hará arder esto sobre el altar; vianda es de ofrenda que se quema en olor grato a Jehová; toda la grosura es de Jehová.

Levítico 4:31  Y le quitará toda su grosura, de la manera que fue quitada la grosura del sacrificio de paz; y el sacerdote la hará arder sobre el altar en olor grato a Jehová; así hará el sacerdote expiación por él, y será perdonado.

Para los que dicen que esto de que era grato a Jehová no aplica a Jesús mismo, entonces veamos este poderoso versículo:

Efesios 5:2  Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

  • En Cristo se cumple el sacrificio del animal quemado

¡Qué tremendo! Es decir, en el nuevo pacto nos confirma con la revelación que recibió el apóstol Pablo e inspirado por el Espíritu Santo cómo en Cristo esto se cumple en Su sacrificio espiritual al ir al infierno 3 días y 3 noches (Mateo 12:40) y ser quemado en ese lugar, eso le agradó al Padre, ¡porque sabía que había de traer muchos hijos a la gloria (Hebreos 2:10) y a nosotros no nos tocaría ir a ese lugar!(Colosenses 1:13). Veamos una parte (de tantas) en la Escritura que habla cuando Cristo estaba sufriendo en el infierno:

Salmos 80:8  Hiciste venir una vid de Egipto;

 Echaste las naciones, y la plantaste.

Salmos 80:15  La planta que plantó tu diestra,

 Y el renuevo que para ti afirmaste.

 Salmos 80:16  Quemada a fuego está, asolada;

 Perezcan por la reprensión de tu rostro.

Si hay alguien que duda sobre si este versículo aplica o no a Jesucristo, en Juan 15:1 nuestro Señor dijo que Él es la vid verdadera, y aparte veamos lo que dice en el mismo salmo pero el versículo siguiente, el versículo 17 de ese salmo:

Salmos 80:17  Sea tu mano sobre el varón de tu diestra

Ahí dice varón de tu diestra, ahora, vamos a acomodar lo espiritual a lo espiritual:

Isaías 53:3  Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.

1 Timoteo 2:5  Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,

1 Timoteo 2:6  el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.                                    

Sabemos que esta Escritura esta aplicando al Mesías, a Jesús mismo. Ahora va la segunda parte de ese versículo:

Salmos 80:17  … Sobre el hijo de hombre que para ti afirmaste.

 Esto aplica perfectamente a nuestro Señor, confirmándolo con las siguientes Escrituras en las cuales se refiere Jesús a Él mismo como el Hijo del hombre:

Mateo 12:40  Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.

Lucas 9:56  porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas… 

Lucas 19:10  Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

  • Hallando a Cristo en las Escrituras

Hermanos y amigos: Cristo fue nuestro sustituto en todo, por eso se le llama sustituto (“Jehová Jireh” en Génesis 22:14) y podemos ver esa sustitución desde Génesis hasta el Apocalipsis, pasando por cada libro de la Escritura ¡pudiendo demostrar que todo apunta a Cristo!

Los apóstoles con la ayuda del Espíritu Santo pudieron hallar a Cristo en las Escrituras, aún cuando muchos judíos no creían, y sufrieron mucha persecución porque ellos no tenían la revelación de cada pasaje bíblico y aún siguen esperando al Mesías.

Pero nosotros tenemos la capacidad de ver en cada Escritura a Cristo en Sus padecimientos (Lucas 24:26-27, 24:44-46, 1 Pedro 1:10-11, Hechos 2:25), de discernir (1 Corintios 2:14), de acomodar lo espiritual a lo espiritual (1 Corintios 2:13) de dividir bien la Palabra de Verdad (2 Timoteo 2:15) ¡porque tenemos la mente de Cristo!:

1 Corintios 2:16  Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo

Dios los bendice.

About these ads
 
2 comentarios

Publicado por en 16 abril, 2011 en Estudios Bíblicos, MEDJ

 

2 Respuestas a “MEDJ: Cristo, el Cordero quemado (Parte 2)

  1. Angeles Jimenez Ochoa

    11 mayo, 2011 at 10:41 PM

    Realmente me impacto que ustedes tambien sepan de que Cristo fue inmolado y quemado espiritualmente ya que los salmos hablan tambien de este hecho por el cual ya nosotros los creyentes ya no iremos a ese lugar de tormento de verdad les felicito y que bien que Cristo sea enaltecido sabiendo que El nos ama y que fue nuestro sustituto. Buena Verdad de nuestro Cristo exaltado y glorificado.
    Atentamente Angeles.

     
  2. danielroesq

    12 mayo, 2011 at 12:51 AM

    Qué tal hermana, Dios la bendice:

    También a mí me llena de gozo y alegría saber que hay mucha gente que está creyendo este mensaje de la Palabra de fe, el eje de todo: la muerte espiritual de Jesús (al cual también en la Palabra se le conoce con el tema de “La Verdad”). Como usted comenta, en los salmos hay gran y extensa revelación acerca de los sufrimientos de Cristo en el infierno (puede descargar el link que puse que se llama “Base bíblica de la muerte espiritual de Jesús”) y prácticamente desde Génesis hasta Apocalipsis hallamos mucha evidencia bíblica acerca de este suceso importantísimo como parte de nuestra redención.

    Esté al pendiente de esta web porque estaremos sacándole bastante jugo a esta revelación bíblica con varios temas que la abarcan.

    Me gustaría saber de qué parte del mundo nos está leyendo y poder estar en contacto con usted para compartir Palabra y revelación sobre este tema y otros más de la Palabra de Dios, la Palabra de fe que predicamos.

    Bendiciones, saludos.

     

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: