RSS

Archivo de la categoría: Estudios Bíblicos

El rescate del baile para Dios

  • Introducción

Como parte del plan de Dios en la alabanza, se encuentra el baile. El baile durante mucho tiempo fue excluido de las iglesias por llamarlo “carnal”, “mundano” y “sensual”, debido a que se tenía el pensamiento de que si a alguna persona en la iglesia se le ocurría “bailar”, estaba imitando al mundo y su sistema, y caía en lo que le llaman “andar en la carne”.

Lejos de estas concepciones muy apartadas por supuesto del pensamiento de Dios respecto al baile, el baile también ha sido parte del plan de Dios en la alabanza para Él y es una manera determinante en cómo una persona que lo ejecuta en alabanza a Dios, demuestra la libertad que tiene en Cristo para exaltarle como Él se lo merece.

Primero que nada, analizaremos brevemente el “andar en la carne” según el punto de vista de Dios, el bíblico. Veamos:

Gálatas 5:17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.

Gálatas 5:18 Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

Gálatas 5:19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,

Gálatas 5:20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías,

Gálatas 5:21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

¿Acaso vemos ahí la palabra baile en la lista de las obras de la carne? NO. El andar en la carne – muy diferente al pensamiento religioso – habla de una actitud del corazón y que tiene que ver con el andar en pecado, el oponerte a andar en el espíritu, todo empieza en el alma y termina manifestándose en las obras de la carne que es la lista que vimos anteriormente.

Otro ejemplo muy práctico y sencillo es cuando el apóstol Pablo reprende a los Corintios por su carnalidad:

1 Corintios 3:1 De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.

1 Corintios 3:2 Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía,

1 Corintios 3:3 porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?

Vemos claramente que ahí al hablar de lo carnal no se refiere a “bailar”, como dicen muchos y critican a los que lo hacen para Dios. Obviamente dentro del baile, hay tipos de baile que ha implantado el mundo que son sensuales, e inclusive hay unos que incitan al sexo, como “el perreo” y otros bailes que por supuesto no es el plan de Dios; el plan original de la música, alabanza y adoración es que sea para Dios y que sea con excelencia, de manera sana y sin caer en sensualismos o cosas que inciten a la fornicación, adulterio, etc. que Dios reprueba.

El deseo del corazón de Dios es que nos gocemos y alegremos en Él en un baile sano, dirigido a Él y con excelencia, pues la Palabra dice:

Salmos 33:3 Cantadle cántico nuevo;
Hacedlo bien, tañendo con júbilo.

 

  • El baile es parte del plan de Dios en Su alabanza

Hay gente y cristianos que ignoran que la Biblia habla del baile, y esta concepción en base a la ignorancia la transmiten a gente, teniendo congregaciones apagadas y que parecen funerales en lugar de fiesta (porque Cristo ya resucitó) pero vamos a comprobar según la Biblia que el baile también es el plan de Dios en Su alabanza:

Salmos 30:11 Has cambiado mi lamento en baile;
Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría.

Este versículo hablado por el adorador de David (de David fue de quien Dios dijo que fue varón conforme a Su corazón) principalmente está apuntando a cuando Cristo resucitó del infierno, cuando a Cristo lo resucitan el Padre y la Madre Espíritu Santo, Él mismo se levantó del infierno con baile y en la Palabra de Dios se nos invita a ser imitadores de Jesús.

Al rey David, siendo el rey de Israel, no le importó su reputación y como vemos en este salmo y en otros pasajes, David se gozaba en Jehová con baile, danza y música para el Señor:

2 Samuel 6:14 Y David danzaba con toda su fuerza delante de Jehová; y estaba David vestido con un efod de lino.

2 Samuel 6:15 Así David y toda la casa de Israel conducían el arca de Jehová con júbilo y sonido de trompeta.

2 Samuel 6:16 Cuando el arca de Jehová llegó a la ciudad de David, aconteció que Mical hija de Saúl miró desde una ventana, y vio al rey David que saltaba y danzaba delante de Jehová…

En el libro de Eclesiastés también vemos evidencia bíblica del baile:

“Eclesiastés 3:1 Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

Eclesiastés 3:4 tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar;”

 

  • En Cristo siempre estamos de fiesta

Ahora que estamos en el nuevo pacto, teniendo a un Cristo resucitado que venció la muerte y el Hades, estamos de fiesta, y podemos entender lo dicho por nuestro Señor Jesucristo:

“Mateo 9:15 Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos?”

Ahora que Cristo resucitó, no tan sólo tenemos a Jesús con nosotros, sino ¡Dentro de nosotros!:

Colosenses 1:27 a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria…

 

  • Al bailar estamos ofreciendo nuestros cuerpos como sacrificio a Dios

Al bailar para Dios, debemos estar muy concientes que lo que estamos haciendo no es sólo bailar, sino saber que estamos ofreciendo nuestros propios cuerpos para glorificar a Dios:

1 Corintios 6:20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.

Romanos 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

2 Pedro 2:5 vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

Bailando también nos fortalecemos al igual que Abraham el padre de la fe:

Romanos 4:19 Y no se debilitó en la fe, al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años), o la esterilidad de la matriz de Sara.
Romanos 4:20 Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios.

 

  • El baile: ¡Vamos a hacerlo con excelencia para Dios!

Este baile al igual que la danza, la alabanza y la adoración en general, se tiene que hacer con excelencia para Él, porque dice la Palabra de Dios:

1 Corintios 10:31 Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.

Colosenses 3:17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.

Colosenses 3:23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;

Colosenses 3:24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.

La excelencia se tiene que buscar para poderlo a hacer a la medida de la grandeza de Dios:

Salmos 150:2 Alabadle por sus proezas;
Alabadle conforme a la muchedumbre de su grandeza.

Tenemos un Dios Grande, entonces tenemos que darle una alabanza grande y dando lo mejor de nosotros. Para finalizar, veremos evidencia bíblica acerca de cómo en la Palabra de Dios siempre se ha buscado gente que lo haga bien para darle alabanza a Dios:

Salmos 33:3 Cantadle cántico nuevo;
Hacedlo bien, tañendo con júbilo.

1 Crónicas 25:5 Todos éstos fueron hijos de Hemán, vidente del rey en las cosas de Dios, para exaltar su poder; y Dios dio a Hemán catorce hijos y tres hijas.

1 Crónicas 25:6 Y todos éstos estaban bajo la dirección de su padre en la música, en la casa de Jehová, con címbalos, salterios y arpas, para el ministerio del templo de Dios. Asaf, Jedutún y Hemán estaban por disposición del rey.

1 Crónicas 25:7 Y el número de ellos, con sus hermanos, instruidos en el canto para Jehová, todos los aptos, fue doscientos ochenta y ocho.

1 Crónicas 15:22 Y Quenanías, principal de los levitas en la música, fue puesto para dirigir el canto, porque era entendido en ello.

1 Samuel 16:17 Y Saúl respondió a sus criados: Buscadme, pues, ahora alguno que toque bien, y traédmelo.

 

¡Vamos a bailar para Cristo, vamos a bailarle al Rey, vamos a hacerlo bien!

Por último les dejo un video en el cual habla de un baile profesional y con excelencia para Dios en nuestra congregación de Redimidos, ubicada en la ciudad de Hermosillo, Sonora, México, a la cual estás completamente invitado cuando gustes venirte a gozar ¡Con el Rey de reyes y Señor de señores! El Señor habita en las alabanzas de su pueblo (Salmos 22:3) ¡Sí Señor!

Dios les bendice.

 
7 comentarios

Publicado por en 3 diciembre, 2012 en Estudios Bíblicos, Varios

 

¿Castigo de Dios o prueba del diablo? (Parte 4)

Terminando con esta enseñanza vamos a establecer y presentar varios argumentos que desgraciadamente el cristiano tradicional ha tenido en su mente para decir que Dios manda males, que castiga, aprieta, ahorca, etcétera. Todos estos son argumentos en su mente que tienen que ser renovados con la revelación del nuevo pacto en Cristo Jesús:

 “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,” (2 Corintios 10:3-5)

 

  • El caso de Job

Mucha gente se excusa cuando están padeciendo alguna enfermedad o cosa mala en su vida para decir que “quiénes son ellos, pues hasta Job tuvo que sufrir”, que “Dios le mandó o permitió “soberanamente” esos males a Job con un fin”, y muchas cosas más. Ahora, déjeme decirle algo, en realidad hay mucho que explicar a detalle sobre este tema, pero trataré de resumirlo lo más posible y lo estaré retomando en otras enseñanzas.

 En el capítulo 1 y 2 de Job podemos ver lo que le pasó a él, a su familia y a lo que poseía. Matan a sus criados (Job 1:15), a las ovejas y a los pastores (Job 1:16), por cierto, dice “fuego de Dios cayó del cielo” más adelante estaremos hablando acerca del problema de la “teovisión” de autores bíblicos. Después matan a sus camellos (Job 1:17), después trágicamente mueren sus hijos e hijas (Job 1:18-19) y hasta le pega una sarna terrible (Job 2:7-8).

 Dice claramente la Escritura los factores por los cuales le pasó eso a Job; como comenté anteriormente, a este punto del caso de Job se le merece dar toda una enseñanza porque hay mucho que explicar, pero en esta enseñanza tocaré lo más relevante para que usted como lector que ha recibido en su corazón y abrazado el tema de la bondad de Dios pueda dar razones al que las demande (1 Pedro 3:15). En Job 3:25-26 dice lo siguiente:

Job 3:25  Porque el temor que me espantaba me ha venido,

 Y me ha acontecido lo que yo temía.

Job 3:26  No he tenido paz, no me aseguré, ni estuve reposado;

 No obstante, me vino turbación. 

Aquí podemos ver razones por las cuales a Job le pasa esto, y también lo podemos analizar en Job 1:5 y lo resume todo en las siguientes 3 frases: ¡Temor, duda y la constante mala confesión! Job tuvo miedo, y dice en Proverbios lo siguiente:

Proverbios 10:24  Lo que el impío teme, eso le vendrá; …

Proverbios 29:25  El temor del hombre pondrá lazo; …

También en el nuevo pacto podemos ver lo siguiente:

1 Juan 4:18  En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

Job tuvo miedo, y ese miedo constante que él tuvo le trajo como consecuencia todo lo demás, tragedias lamentables que por supuesto Dios no provocó ni permitió “soberanamente”.

 

En Job 3 también podemos ver la desesperación de Job y las palabras de maldición que dice contra Dios como por ejemplo:

“Perezca el día en que yo nací…”(Job 3:3)

“Sea aquel día sombrío,

Y no cuide de él Dios desde arriba” (Job 1:4)

“¿Por qué no morí yo en la matriz o expiré al salir del vientre?” (Job 3:11)

Etcétera, etcétera. Todo esto llega al grado de que la misma duda de saber quién fue el que causó lo malo asaltara a Job: “Si no es él, ¿quién es? ¿Dónde está?” (Job 9:24). Era obvio que después de tanto mal a cualquier persona que tiene un concepto de un Dios castigador también le asalta esa duda.

Job en su “teovisión” culpó a Dios hasta diciendo: “Jehová dio, y Jehová quitó”, pero: ¿a qué me refiero con “teovisión”? Me refiero al concepto que Job, determinado autor, personaje bíblico o inclusive traductor tenía de Dios mismo. La Biblia es veraz en saber que podemos estar seguros que todo lo que dice que pasó ciertamente pasó, pero debemos saber discernir qué cosas debemos tomar como ejemplo y qué cosas no. Por ejemplo en Josué 10:13 dice que “el sol se detuvo”, pero nosotros sabemos que en realidad el sol siempre está detenido, y como así lo vio el autor, entonces así lo escribió.

 La Biblia también dice que Judas se ahorcó: ¿nos ahorcaremos nosotros también?, la Biblia dice que Timoteo tenía frecuentes enfermedades del estómago: ¿Lo tomaremos como ejemplo para aceptar la enfermedad o creeremos y nos apropiaremos de Isaías 53:5 que dice que por su llaga fuimos nosotros curados? Por eso dice la claramente la Palabra: “antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso…”(Romanos 3:4).

 En Job 38 Dios confronta a Job de todo lo que le acusa:

 Job 38:2  ¿Quién es ése que oscurece el consejo

 Con palabras sin sabiduría?

 Job 38:3  Ahora ciñe como varón tus lomos;

 Yo te preguntaré, y tú me contestarás.

En la actualidad a mucha gente le hace falta una confrontación de Dios a sus vidas de esta manera, porque desgraciadamente lo culpan de todo con la excusa de: “son los propósitos soberanos de Dios, Él sabe por qué lo hace hermano”, pero ¡NO culpe a Dios! ¡No es Dios el causante de lo malo! Es el mismo Satanás con la ayuda por supuesto del hombre que le da cabida (Juan 10:10, Juan 8:44, Efesios 4:27, 2 Corintios 2:11).

 

Después de esta confrontación Job dijo:

 Job 40:4  He aquí que yo soy vil; ¿qué te responderé?

 Mi mano pongo sobre mi boca.

Al final de la historia Job se arrepiente del mal que habló contra Jehová:

 Job 42:3  ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento?

 Por tanto, yo hablaba lo que no entendía;

 Cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía.

 Job 42:4  Oye, te ruego, y hablaré;

 Te preguntaré, y tú me enseñarás.

 Job 42:5  De oídas te había oído;

 Mas ahora mis ojos te ven.

 Job 42:6  Por tanto me aborrezco,

 Y me arrepiento en polvo y ceniza.

 Esa actitud de Job de arrepentimiento fue la que vio Dios para restituirle todo lo que el diablo le había quitado. Entonces podemos ver que Dios queda exento de todo ese mal que le sucedió a Job.

 

  • Juan 11:4

 Otro argumento que alguien puede dar es este versículo de Juan 11:4, que dice lo siguiente:

 Juan 11:4  “Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.”

 Bueno, para derribar este argumento vamos a analizar el contexto bajo el cual está hablando Jesús e identificar en qué momento es glorificado el nombre de Dios. En Juan 11:11, 23, 25, 40, Jesús está hablando e invitando a sus discípulos y a María a actuar en fe, y a no ver las circunstancias, para que pudieran ver la gloria de Dios, nótese que se esperaba ver la gloria de Dios y  por supuesto al momento del milagro se iba a ver esa gloria, y a partir de ese milagro muchos judíos glorificarían a Dios y creerían en él (Juan 11:45).

 Para mayor estudio personal le dejo los siguientes versículos que hablan acerca de que el nombre de Dios es glorificado no por el mal, sino cuando sucede la sanidad o el milagro: Mateo 15:31, Lucas 5:24-26, Lucas 7:14-16, Hechos 4:21-22.

 

  • Juan 9:3

 Aquí va el siguiente argumento que vamos a derribar a la luz del nuevo pacto, la mención de este versículo para decir que es necesario que pase algo malo con el objetivo de que se manifieste el poder de Dios:

 Juan 9:3  “Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.”

 Cuando muchos cristianos leen este versículo ya cierran su Biblia al finalizarlo de leer, y no escudriñan a raíz el tema. Hay 2 cosas que tenemos que saber para saber la verdad sobre este texto:

  1. Saber que en el original griego no hay la división por capítulos ni versículos que conocemos hoy, es decir, se escribía todo corrido, no había signos de puntuación, comas, signos de interrogación, etcétera, que más tarde inclusive se añadieron en versiones del mismo griego, pero originalmente no están.
  2. El contexto que podemos ver en los siguientes 2 versículos.

Habiendo explicado esto, vamos a leer los versículos 3 y 4 de manera corrida:

 “Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar.”

 ¿Se pudo captar de lo que estoy hablando? Ahí el enfoque del que Jesús está hablando no es el de decir que es necesario el mal para que Él pueda obrar, el punto del cual Jesús está hablando es el de ejercer su ministerio siendo luz en medio de las tinieblas mientras estaba aquí en la tierra, porque luego no estaría Él:

 Juan 9:5  Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo.

Esto concuerda también con Juan 11:9-10:

 Juan 11:9  Respondió Jesús: ¿No tiene el día doce horas? El que anda de día, no tropieza, porque ve la luz de este mundo;

 Juan 11:10  pero el que anda de noche, tropieza, porque no hay luz en él.

 Jesús mismo ascendería al Padre y por supuesto ahora nos toca a nosotros hacer las mismas obras que Él hizo y con mayor gloria:

 Mateo 5:14  Vosotros sois la luz del mundo;una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.

 Mateo 5:15  Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero,y alumbra a todos los que están en casa.

 Mateo 5:16  Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

 Juan 14:12  De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.

 

  • Jehová “enviando” males

 Una muestra muy clara de mencionar este argumento es hablando de Números 21:6:

 Números 21:6  Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel.

 La palabra hebrea original para envió es la palabra “shalaj” que entre otras acepciones significa también “dejar” o “permitir”. En pocas palabras, aquí lo que dice es que Jehová dejó o permitió entre el pueblo que llegaran serpientes ardientes por su murmuración contra Dios y contra Moisés (Números 21:5) y les vino eso malo de parte del destructor.

 ¿Cómo confirmamos esta declaración? Lo invito a irnos a la siguiente evidencia:

 Salmos 81:11  Pero mi pueblo no oyó mi voz,

 E Israel no me quiso a mí.

 Salmos 81:12  Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón;

 Caminaron en sus propios consejos.

Puse entre negritas la frase “los dejé” porque: ¿saben qué palabra hebrea es ahí? ¡Es precisamente la palabra “shalaj”! Ahí el traductor sí lo escribió bien, que Jehová dejó a su pueblo a la dureza de su corazón debido a que el pueblo no lo quiso.

 Esta misma palabra también aparece en la siguiente cita:

 Isaías 27:10  Porque la ciudad fortificada será desolada, la ciudad habitada será abandonada (“shalaj”) y dejada como un desierto; allí pastará el becerro, allí tendrá su majada, y acabará sus ramas.

Otro ejemplo clarísimo también lo podemos ver en Isaías 6:9-10:

 Isaías 6:9  Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis.

 Isaías 6:10  Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, para que no vea con sus ojos, ni oiga con sus oídos, ni su corazón entienda, ni se convierta, y haya para él sanidad.

 Ahí dice que Isaías está orando para que Dios engrosara el corazón del pueblo, pero en el nuevo testamento Jesús mismo menciona esta Escritura:

 Mateo 13:14  De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo:

 De oído oiréis, y no entenderéis;

 Y viendo veréis, y no percibiréis.

 Mateo 13:15  Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado,

 Y con los oídos oyen pesadamente,

 Y han cerrado sus ojos;

 Para que no vean con los ojos,

 Y oigan con los oídos,

 Y con el corazón entiendan,

 Y se conviertan,

 Y yo los sane.

Ahí no dice que Dios ha engrosado, dice (haciendo la mención del libro de Isaías) que el corazón de este pueblo se ha engrosado, ¿ve la diferencia? De hecho la versión bíblica Septuaginta, que es una de las más viejas traducciones, y que por cierto se cree que es la que Jesús mencionó al momento de citar versículos de la Escritura, dice de la siguiente manera:

Isaías 6:9  Y dijo: «Ve y di a este pueblo: «Con oído oiréis, y no entenderéis, no; y mirando, miraréis, y no veréis, no.

Isaías 6:10  Pues ha engrosado el corazón de este pueblo; y con sus orejas pesadamente han oído; y los ojos han cerrado, para que jamás vean con los ojos y con las orejas oigan, y con el corazón entiendan; y se conviertan; —y los sanaré.”

Podemos ver también otro versículo de este evento y que muestra acerca de la manera “permisiva” en que se traduce una palabra, es decir, que Dios permite lo que el hombre permite:

Salmos 119:70  Se engrosó el corazón de ellos como sebo,

 Mas yo en tu ley me he regocijado.

Esto concuerda perfectamente con el versículo mencionado por Jesús en su ministerio: Dios permite lo que el hombre permite. Otro ejemplo (de muchos) lo puede leer en Génesis 9:11 cuando Dios establece por medio del arcoíris que la tierra ya no sería destruida con diluvio, dice: “…y no exterminaré…”, como diciendo que Dios ya no la exterminaría, pero en el hebreo original y en infinidad de traducciones dice que “no perecerá”, o “nunca más serán exterminados” o “nunca más serán destruidos”. ¿Se da cuenta de la importancia que tiene conocer la palabra original y las traducciones para poder entender un pasaje?

 

  • Dios prueba a Abraham

Siguiendo con el tema, ahora hablaremos de cuando Dios prueba a Abraham para que sacrificara a Isaac:

 Génesis 22:1 Aconteció después de estas cosas, que probó Dios a Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: Heme aquí.

 Efectivamente, aquí habla acerca de que Dios probó a Abraham, pero la siguiente pregunta es: ¿Dejó Dios que Abraham matara a su hijo? La respuesta es NO, porque Dios sí prueba, pero prueba la mente y el corazón con Su Palabra, y no con ningún mal, veamos la evidencia bíblica:

 “Porque el Dios justo prueba la mente y el corazón.” (Salmos 7:9)

 “Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges,

Y en tu ley lo instruyes,” (Salmos 94:12)

 “El crisol para la plata, y la hornaza para el oro;

 Pero Jehová prueba los corazones.” (Proverbios 17:3)

 “Escudríñame, oh Jehová, y pruébame;

Examina mis íntimos pensamientos y mi corazón.” (Salmos 26:2)

 “Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras.” (Jeremías 17:10)

 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarg:uir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (2 Timoteo 3:16-17)

 A Dios le agradó esa fe que tuvo Abraham, de que sin titubear ni dudarlo ofreció a su hijo en holocausto, consciente de que regresaría con su hijo (Génesis 22:5, 8) porque sabía de que este acto estaba apuntando a algo que sucedería más adelante, cientos de años después: ¡el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo! Es por eso que dice la Palabra que Abraham se gozó de que había de ver su día, lo vio y se gozó (Juan 8:56).

 La Palabra de Dios nos dice que Dios no nos prueba con el mal (Santiago 1:13), porque Dios es amor (1 Juan 4:8), y el amor no hace mal al prójimo (Romanos 13:10).

 Otro caso parecido es cuando Jesús probó al joven rico (Mateo 10:17-23) y le dijo que vendiera todo lo que tenía, y que lo diera a los pobres, para probar su mente y su corazón, pero el joven se fue triste: ¿cuántos saben que Jesús no lo iba a dejar sin nada? Eso lo hizo para probar la mente y el corazón del joven, acerca de qué tanta disposición tenía para seguirlo. ¡Dios es Bueno!

 

  • El aguijón de Pablo

 Por último tocaremos el punto tan famoso del aguijón de Pablo, tan sencillo de responder pero a veces la misma mentalidad religiosa no lo puede ver y se cierra, pero necesitamos disponernos para recibir la revelación de un versículo en la misma Palabra con mansedumbre y humildad (Santiago 1:21).

2 Corintios 12:7 “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;”

 De este versículo se toma para decir que Dios le mandó este aguijón a Pablo, que para que no se creyera o enalteciera tanto, como diciendo: “Heyy espérate Pablo, calmado, no te vayas a creer todo lo que dice la Biblia ee, sí dice eso pero no quiere decir eso”, lo digo irónicamente porque así cree un gran segmento de la religión, que un versículo no quiere decir lo que dice, que Dios no quiere que seas enaltecido, que Dios no quiere que seas próspero, que Dios no siempre quiere tu sanidad y un sinfín de cosas que a veces ¡Hasta cuesta creer que esta gente crea en su propia existencia!

 Para empezar, en este versículo NO DICE que Dios le mandó ese aguijón, ¿o sí dice? ¿Verdad que no dice? Ok. Prosigamos. Ahora, vamos a ver lo que SÍ DICE de quién le mandó ese aguijón, retomando una parte del versículo dice:

 “…me fue dado un aguijón en mi carne (nótese que ¡no dice que Dios se lo mandó!), un mensajero DE SATANÁS que me abofetee…(2 Corintios 12:7)

 Ahí dice que Satanás se lo envió, como dice mi pastor y maestro Jonatán Meza: “Vas a necesitar un teólogo chafa para que te enrede ahí”.

 El mismo diablo es el que estaba en contra de todas las poderosas revelaciones que había recibido Pablo, porque él sabe muy bien que con esas revelaciones le iba a dar en la cabeza, y lo exhibiría dándole a conocer su posición derrotada respecto a Cristo y a la iglesia. Por cierto este aguijón era la misma persecución que tenía Pablo por causa del evangelio:

 2 Corintios 11:24 De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno.

 2 Corintios 11:25  Tres veces he sido azotado con varas;una vez apedreado…

Esta misma persecución es la que Dios garantiza para los que quieran vivir piadosamente:

 2 Timoteo 3:12  Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;

 ¡Pero dele gracias a Dios que NO DICE ENFERMEDAD! Siempre habrá persecución y oposición cuando uno habla la Verdad, pero eso no nos tiene que preocupar, de cualquier peligro que corramos Dios nos libra porque como dice el versículo anterior:

2 Timoteo 3:11  persecuciones, padecimientos, como los que me sobrevinieron en Antioquía,en Iconio,en Listra;persecuciones que he sufrido, y de todas me ha librado el Señor.

¡De todas nos libra el Señor!

 

Espero que les haya servido esta enseñanza y así haya contestado muchas dudas que tenían respecto al tema. A veces una verdad que siempre ha estado en la Biblia, simplemente por no haberla escuchado al principio nos puede parecer rara, pero realmente como se ha dado cuenta ¡no tiene nada de rara! Raro sería tener el concepto de un Dios de Amor, pero que a la vez puede matar a alguien, o “permitir” que alguien muera con un fin soberano, que prácticamente a eso se le llama ¡homicida intelectual!

Pero gracias a Dios por la revelación de esta preciosa Palabra de fe que nos ha abierto los ojos del entendimiento y espirituales en muchas áreas que teníamos vendadas. Muchas gracias por estar al pendiente de estas enseñanzas y estaremos publicando muchísimas más.

 

¡Dios los bendice!

 
Deja un comentario

Publicado por en 26 diciembre, 2011 en Estudios Bíblicos

 

¿Castigo de Dios o prueba del diablo? (Parte 3)

LA DISCIPLINA DE DIOS

Pero alguno dirá: ¿Entonces cómo es que nos disciplina Dios?

La verdad es que en muchos casos hemos aprendido a “cambiar el cassette”, es decir, cambiar de mentalidad, porque tenemos que quitar conceptos que a lo mejor teníamos muy arraigados por el peso tremendo de religiosidad e ignorancia de la voluntad de Dios en nuestras vidas, a lo que el apóstol Pablo le llamo “vanamente hinchado por su propia mente carnal” (Colosenses 2:18). Pero bueno, tomaremos este punto primero estableciendo cómo es que NO disciplina Dios:

Santiago 1:13  Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;

 En el griego la palabra “tentado” es la palabra griega “peirazo”, que también (y bajo el contexto del capítulo) significa “prueba”.  De hecho, hay muchas versiones que dicen “probado” como la Biblia de Jerusalén, la Biblia Latinoamericana, el texto Bizantino interlineal, el texto Nestle interlineal, el texto Westcott-Hort interlineal griego-español, el texto Tischendorf interlineal griego-español, entre otras. Esto lo comento porque hay gente que acepta que el tentador es Satanás (Mateo 4:1, 3), pero pueden decir: “sí hermano, yo sé que el tentador es Satanás, por eso creo lo que dice en Santiago 1:13″, pero vemos que en el griego va más allá de tentación, es en sí una prueba mala: no debemos decir que viene de Dios.

Es decir, el versículo dice que cuando alguien sea probado por el mal, ¡no diga que es probado de parte de Dios!

 

Por mucho tiempo creíamos que cuando venía un mal sobre nuestras vidas, era una prueba del “Soberano Dios” (teníamos el concepto de soberano arbitrario por supuesto), que al traernos esa prueba mala, algo venía entre sus manos, pero: ¡con esas manos para qué queremos Jack el destripador! ¡Con ese Dios para qué queremos diablo! Hablo de esta manera (al estilo paulino) porque ya basta de que la gente le eche la culpa a Dios de lo malo que pasa en este planeta, tenemos que pararnos en la brecha, presentar y ponernos en defensa de Dios (Job 33:6, Isaías 6:8).

 

Efectivamente, Dios nos disciplina:

Proverbios 3:12  Porque Jehová al que ama castiga,

 Como el padre al hijo a quien quiere.

Pero el religioso quizás dirá: “ve, le dije hermano, ¡Dios nos castiga!”, en respuesta a esto le digo que tenemos que ver la palabra hebrea original, la palabra hebrea para castigar es “yakaj” que significa disciplinar, corregir, reprender, redargüir. Podemos ver que en la mayoría de las versiones (distintas a la versión Reina-Valera que estamos usando) manejan las palabras disciplinar, corregir o reprender.

La confirmación de esto en el nuevo pacto lo vemos en la carta a los Hebreos (misma versión Reina-Valera 60), cuando la autora de los Hebreos lo menciona:

Hebreos 12:6  Porque el Señor al que ama, disciplina,

 Y azota a todo el que recibe por hijo.

 

 En griego la palabra disciplina es eso: disciplina, es la palabra griega “paideuo” que significa educar, disciplinar, corregir, enseñar. Esa disciplina que es necesaria porque si no:

 Hebreos 12:7  Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?

 Hebreos 12:8  Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos.

 

Es con la vara de Su Palabra con la cual Dios nos disciplina:

Salmos 23:1  Jehová es mi pastor; nada me faltará.

Salmos 23:2  En lugares de delicados pastos me hará descansar;

 Junto a aguas de reposo me pastoreará.

Salmos 23:4  Aunque ande en valle de sombra de muerte,

 No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;

 Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

Quizás algún cristiano dirá o leerá así: tu vara y tu cayado me infundirán miedo, eso lo comento porque como creen que Dios castiga, pues a lo mejor lo interpretan así, pero NO dice así, dice que nuestro pastor que es Jesucristo mismo (Juan 10:11, 1 Pedro 5:4), Él nos da pastos, esos pastos, dicho sea de paso, delicados, ¡no ásperos de los garrotazos que la religión nos decía que Dios da al mandar cosas malas!, NO, como pastor Cristo mismo nos disciplina ¡con Su Palabra!

 

Pero entonces hermano: ¿Me podría decir en específico cómo nos disciplina Dios? Ahí va la respuesta, la disciplina de Dios es la siguiente:

2 Timoteo 3:16 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,”

2 Timoteo 3:17 “a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.

Salmos 94:12 “Bienaventurado el hombre a quien tú, JAH, corriges,

Y en tu ley lo instruyes,”

Juan 6:45  Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados por Dios, (Isaías 54:13)

Eclesiastés 12:11 “Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un Pastor”.

Eclesiastés 12:12 “Ahora, hijo mío, a más de esto, sé amonestado”.

Proverbios 13:1 “El hijo sabio recibe el consejo del padre;

Mas el burlador no escucha las reprensiones”.

 

Podemos ver, pues, que Dios nos instruye con Su bendita Palabra, y con esa Palabra prueba nuestra mente y nuestros corazones:

Salmos 7:9 “Porque el Dios justo prueba la mente y el corazón”.

Salmos 17:3 “Tú has probado mi corazón, me has visitado de noche;”

Me has puesto a prueba, y nada inicuo hallaste;”

Salmos 26:2 “Escudríñame, oh Jehová, y pruébame;

Examina mis íntimos pensamientos y mi corazón”.

Salmos 139:23 Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón;

Pruébame y conoce mis pensamientos;”

Salmos 139:24 “Y ve si hay en mí camino de perversidad,

Y guíame en el camino eterno”.

Proverbios 17:3 “El crisol para la plata, y la hornaza para el oro;

Pero Jehová prueba los corazones”.

Jeremías 12:3 “Pero tú, oh Jehová, me conoces; me viste, y probaste mi corazón para contigo;”

Jeremías 17:10 “Yo Jehová, que escudriño la mente, que pruebo el corazón, para dar a cada uno según su camino, según el fruto de sus obras”.

Jeremías 20:12 “Oh Jehová de los ejércitos, que pruebas a los justos, que ves los pensamientos y el corazón,”

1 Tesalonicenses 2:4 “sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones”.

 

Es con Su Palabra con la cual Dios nos prueba, nos disciplina, nos corrige, para estar aprobados ante Él, usando, dividiendo bien la Palabra de Verdad (2 Timoteo 2:15) ¡no con cosas malas!

En la última parte (parte 4) de esta enseñanza estaré derribando con la Palabra de Dios falsos argumentos que se han levantando en contra de la bondad de Dios, así que estén bien pendientes.

 ¡Dios los bendice!

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 octubre, 2011 en Estudios Bíblicos

 

¿Castigo de Dios o prueba del diablo? (Parte 2)

NUEVO PACTO REVELANDO LA BONDAD DE DIOS

Ahora, el nuevo pacto es la norma que a nosotros como creyentes nos rige, ya el antiguo pacto fue abolido y estamos en un nuevo régimen, el régimen nuevo del Espíritu, confirmémoslo con las siguientes Escrituras:

2 Corintios 3:12  Así que, teniendo tal esperanza, usamos de mucha franqueza;

 2 Corintios 3:13  y no como Moisés, que ponía un velo sobre su rostro,para que los hijos de Israel no fijaran la vista en el fin de aquello que había de ser abolido.

 Hebreos 8:6  Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.

 Hebreos 8:7  Porque si aquel primero hubiera sido sin defecto, ciertamente no se hubiera procurado lugar para el segundo.

 Hebreos 8:13  Al decir: Nuevo pacto, ha dado por viejo al primero; y lo que se da por viejo y se envejece, está próximo a desaparecer.

 Romanos 7:6  Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.

 En este nuevo pacto se reveló lo que en el antiguo pacto estaba oculto, y algo que se reveló al hombre fue la bondad de Dios:

 Tito 3:4  Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador…

 Así es, esa bondad que en el antiguo pacto no estaba bien clara, fue revelada, como en el caso de Job, que después de tanto culpar a Dios, dijo en un momento: Si no es él, ¿quién es? ¿Dónde está? (Job 9:24).

 Ahí había un velo que tenía que ser quitado, esa falta de revelación de quién era el causante de lo malo era algo que se tenía que quitar. Tenemos otro claro ejemplo del antiguo pacto en el cual el mismo diablo con sus demonios estaban y aún están interesados en que no se conozca quién manda lo malo:

 Nehemías 4:10 Y dijo Judá: Las fuerzas de los acarreadores se han debilitado, y el escombro es mucho, y no podemos edificar el muro.

Nehemías 4:11  Y nuestros enemigos dijeron: No sepan, ni vean, hasta que entremos en medio de ellos y los matemos, y hagamos cesar la obra.

 Obviamente en ese pasaje en primera instancia se refiere al pueblo enemigo de Israel (Nehemías 4:7), pero en doble referencia lo podemos aplicar también a demonios, ya que ahora en el nuevo pacto nuestra lucha no es contra sangre y carne, es decir, contra la gente, sino que es contra toda clase de espíritu en el mundo espiritual demoniaco (Efesios 6:12). Este pueblo enemigo que bajo toda circunstancia tenía cegado al pueblo de Israel y en la actualidad estos demonios y ángeles caídos al mando de Satanás tienen cegado el entendimiento de los incrédulos (aquí también incluye a cristianos incrédulos) para que no les resplandezca la luz del evangelio (2 Corintios 4:4).

 Es por eso la importancia de conocer bien el nuevo pacto, en el cual se revelan los misterios que había en el antiguo pacto (2 Corintios 3:14-16, 1 Corintios 2:7-9, Efesios 3:5, 18, Romanos 16:25-26, Efesios 1:9, Efesios 3:9-10, Colosenses 1:26-27). En este conocimiento del nuevo pacto es muy importante pedirle al Padre celestial espíritu de sabiduría y revelación (Efesios 1:16-17).

Jesucristo mismo hizo una declaración poderosísima que en la Palabra de fe es muy conocida y mencionada para mostrar la bondad de Dios:

Juan 10:10  El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

 Aquí claramente Jesús nos está enseñando que cuando algo malo está sucediendo en el planeta, sea cual sea ese mal, eso viene del mismo diablo, que utilizando como principal arma la religión para mantenerlos ignorantes de la bondad de Dios, tiene atado y cegado al mundo entero. También por si a alguien le quedara alguna duda, ¡Jesús aclara que a diferencia de Satanás Él solamente vino para traer vida, y vida en abundancia! (Juan 10:10, 1 Timoteo 6:17, 3 Juan 2).

 

EL HOMBRE ES EL RESPONSABLE

Quizás entonces alguno diga: ok hermano, ya entendí que Satanás solamente trae lo malo, pero entonces: ¿Cómo es que Satanás trae males a la gente, y aún a gente muy buena e “intachable”?

Bueno, en muchas ocasiones gente se pregunta eso, y en un clarísimo ejemplo ponen a Job, el cual dice en la Biblia que era un varón perfecto y recto (Job 2:3). Pero, ¿Acaso la palabra “perfecto” significa que él nunca se equivocaba? La respuesta es NO. La palabra hebrea para perfecto es la palabra hebrea “tam” que significa completo, íntegro, recto, pero como dice el Diccionario Expositivo hebreo y griego “Vine” de esta palabra:

 Cuando se usa la forma adjetiva de tam («perfecto») para describir a Job (RVr), no quiere decir que lo fuera realmente en un sentido absoluto, sino que más bien fue «íntegro y recto» (Job 1:1 RVA).”

 Job efectivamente era un varón completo, íntegro, maduro, pero él también se equivocaba, y todo lo malo que le vino lo explica en Job 1:5, versículo que posteriormente en otra enseñanza estaré explicando en el cual resume las 3 principales razones por las cuales le vino todo el mal a Job: la duda, el temor, y la constancia en sus declaraciones de duda y temor. De hecho, al final de esta historia Job se arrepiente de lo que habló contra Dios y Dios lo perdona (Job 42:3-7).

La Palabra de Dios claramente dice en Deuteronomio cómo es que Dios le deja al hombre decidir entre el bien y el mal:

Deuteronomio 30:19 “A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;”

Aquí podemos ver que Dios deja al hombre en su libre albedrío que escoja, y obviamente si escoge bien o mal, es responsabilidad de él mismo, no de Dios, es por eso que dice la Palabra que sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso (Romanos 3:4), si escoge bien encontrará la vida y la bendición de Dios, pero si escoge mal:

 Proverbios 26:27 “El que cava foso caerá en él;

Y al que revuelve la piedra, sobre él le volverá”.

Proverbios 19:3 “La insensatez del hombre tuerce su camino

Y luego contra Jehová se irrita su corazón”.

Eclesiastés 10:8 “El que hiciere hoyo caerá en él; y al que aportillare vallado, le morderá la serpiente”.

Gálatas 6:7 “Todo lo que el hombre sembrare, eso también segará”.

Efesios 4:27 “ni deis lugar al diablo”.

Proverbios 1:32 “Porque el desvío de los ignorantes los matará,”

Oseas 8:7  “Porque sembraron viento, y torbellino segarán;”

 Proverbios 26:2  “Como el gorrión en su vagar, y como la golondrina en su vuelo,

 Así la maldición nunca vendrá sin causa.”

También el libro de Romanos explica perfectamente esto que estoy enseñando:

Romanos 1:21  Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.

Romanos 1:22  Profesando ser sabios, se hicieron necios,

Romanos 1:23  y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

Romanos 1:24  Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,

Romanos 1:25  ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

Romanos 1:26  Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,

Romanos 1:27  y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

 La palabra griega para entregar que aparece en estos versículos es la palabra griega “paradidomi”, que significa rendirse, ceder, dejar. Entonces vemos que debido al pecado de estos hombres no es que Dios deliberadamente los halla entregado como “verdugo” para que les pasara lo malo, sino que simplemente los dejó (está en sentido permisivo, es decir, que Dios permite lo que el hombre permite que le pase Mateo 18:18) a que les pasara lo que les tenía que pasar, pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará (Gálatas 6:7).

 

DIOS NO VIOLA VOLUNTADES

Pero hermano, si Dios quiere ¡hasta puede violar voluntades! La respuesta es ¡NO! Dios no puede hacer nada que el hombre no le permita hacer, veámoslo en la Palabra de Dios:

Apocalipsis 3:20  He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Pero hermano, ¡Dios hasta tumba puertas! Bueno, eso es lo que dice la religión, pero la Biblia dice que Dios llama y toca a la puerta, si alguno decide abrir la puerta, el Señor entrará y cenará con él.

A continuación mostraré 2 ejemplos en los que el mismo Jesucristo, Dios encarnado, no pudo hacer nada, debido a que como Dios ¡Respetó el libre albedrío de la gente!:

Marcos 6:5  Y no pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos.

 Marcos 6:6  Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos. Y recorría las aldeas de alrededor, enseñando.

 Sí, así es, no pudo hacer ningún milagro en Nazaret, y fue por la incredulidad de ellos.

 Ahora veamos el segundo ejemplo:

 Lucas 13:34 ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste!

 ¡Oh, esto va en contra de la teología de muchos! Dios queriendo y el pueblo impidiéndoselo, pero simple y sencillamente es la Palabra de Dios, ¿Le vamos a creer o no?

 
Deja un comentario

Publicado por en 21 septiembre, 2011 en Estudios Bíblicos

 

¿Castigo de Dios o prueba del diablo? (Parte 1)

Por mucho tiempo hemos escuchado un arsenal de comentarios bajo los cuales ciertas personas (para no decir muchas) en ignorancia o en incredulidad han hecho declaraciones en las cuales se culpa directa o indirectamente a Dios de todo lo malo que pasa en el planeta.

Tenemos desde ateos (la verdad esta es de las razones más fuertes por las cuales son ateos), gente de la ciencia (excusándose así para no creer en Dios), gente común influenciada por comentarios que han pasado de tradición en tradición y hasta desgraciadamente gran sector del cristianismo en la actualidad que cree que Dios es el autor de las tragedias, homicidios, desastres naturales como terremotos, huracanes, tsunamis, entre otros.

También se le culpa a Dios en la vida diaria con famosas frases como: “Dios sabe por qué hace las cosas”, cuando muere alguien se dice: “Dios quería un ángel en el cielo”, o el famoso “Dios aprieta pero no ahorca”, “No cae ninguna hoja sin que el Padre lo permita”, “Aquí estoy sufriendo como Job”, “Si Dios permitió que Job padeciera tanto, ¿Quién soy yo para no padecer?”, cuando alguien obra de manera errónea le dicen: “Dios te va a castigar”, o terribles declaraciones como: “Dios permitió que mi mamá muriera para que mis familiares se acercaran a Él” o en una tragedia: “Dios tiene un propósito detrás de esto hermano”, etcétera, etcétera, etcétera.

Se han inventado infinidad de frases que hasta se han hecho célebres porque realmente es fácil en primera instancia culpar a alguien más de algo que pasó, en lugar de analizarse a sí mismos y ver cuál fue la causa por la cual vino ese mal.

En esta enseñanza tocaremos algunos puntos con los cuales iremos aclarando y revelando la gran verdad de la bondad de Dios en su totalidad, y que por supuesto incluye que Dios no manda males ni los permite con un fin, sino que el mismo hombre es culpable de lo que le pasa, y terminaremos analizando cómo es que realmente Dios nos prueba.

 

MALAS INTERPRETACIONES (TRADICIÓN BÍBLICA)

Este punto es un punto muy importante a tocar, ya que tenemos tradiciones culturales en las cuales se culpa a Dios de sucesos malos que pasan, como es el caso de frases que comenté anteriormente, pero realmente las tradiciones más arraigadas y las que hacen más daño a la gente, y sobre todo al cristianismo, son las tradiciones bíblicas, es decir, tomar versículos de la Biblia para atar a la gente, y como aparentemente están en la Biblia la gente los toma como la verdad absoluta y como parte de su credo diario, por ende es peor la tradición bíblica que la tradición cultural.

Vemos un claro ejemplo en el caso de los funerales, tenemos la clásica declaración tomada de un versículo de la Biblia del libro de Job en el cual dice: “Jehová dio, y Jehová quitó”, con la clásica canción de “Más allá del Sol”, o cuando están más actualizados tocando una canción de un grupo que no mencionaré su nombre que dice “Dios te ha llamado para estar a Su lado, así Él lo quiso”; seguidas de estas canciones viene el quebranto para el familiar y para los presentes (dolor para muerte por supuesto). También tenemos la declaración cuando alguien se enferma tomada de Juan 11:4: “Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios”.

Cuando hay alguien enfermo también se toma un pedazo tomado fuera de contexto del versículo de Juan 9:3: “Hermano, es que esta enfermedad es para que las obras de Dios se manifiesten en él”.

Vemos que estas frases son aún más fuertes, porque se toman de versículos de la Biblia, y son transmitidas de generación en generación, pero entonces lo que tenemos que hacer es aclarar, y presentar la defensa de Dios:

1 Pedro 3:15 …y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros;

1 Pedro 2:9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa,pueblo adquirido por Dios,para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

 Nótese que al creyente Dios le llamó a anunciar Sus virtudes, no a anunciar (por supuesto ignorando la bondad  de Dios) los “tristemonios”, que diga,  testimonios de “victoria”, que ¡Mas bien deberían llamarse de testimonios de derrota y de culpa a Dios! de parte del cristiano tradicional.

 

JESUCRISTO DESENMASCARA AL DESTRUCTOR

Sabemos que nuestro Señor Jesucristo vino a la misión que cambiaría el giro de la historia:

Lucas 19:10  Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Lo que se había perdido era el reino de Dios en la tierra, así que como parte de restablecer el reino que por medio de Su sacrificio en Su muerte física y espiritual, nos rescató del reino de las tinieblas al reino de Su amado Hijo:

Colosenses 1:12  con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz;

 Colosenses 1:13  el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,

 Pero no solamente vino a hacer eso, sino que Jesucristo mismo como el Hijo del Dios viviente vino a mostrar el verdadero carácter del Padre celestial, confirmémoslo con las Escrituras:

Juan 1:18  A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.

 Juan 5:19  Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.

 Juan 17:6  He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra.

Juan 17:26  Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos. 

No contento con esto, Jesucristo les vino “a tumbar el changarrito” a los judíos religiosos de su tiempo, al hacer esta declaración genuina cuando lo querían matar:

 Juan 8:39  Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais.

 Juan 8:40  Pero ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; no hizo esto Abraham.

 Juan 8:41  Vosotros hacéis las obras de vuestro padre…

 Y esto no quedó así señores, prosigamos con el perfecto ejemplo de amor de nuestro Señor hasta en estas circunstancias, pues el amor también se goza de la verdad (1 Corintios 13:6):

 Juan 8:44  Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

 Pero Jesús…¡No digas eso! ¿Que no andas en amor? Lo digo irónicamente, pues sabemos que nuestro Señor siempre anduvo en amor, pero parte de ese amor era confrontar con palabras duras (Juan 6:60) a los religiosos de Su tiempo.

 Jesucristo estaba confrontando a estos judíos que querían matarlo, diciéndoles la verdad: que lo querían matar porque eran de su padre el diablo, pues él es homicida desde el principio. De modo que si alguna gente piensa que la muerte viene de Dios, dicho sea de paso la muerte es ENEMIGA DE DIOS (1 Corintios 15:26), no está en la verdad, y tienen un concepto realmente trastornado de Dios, no lo conocen realmente. Dios es amor (1 Juan 4:8) y el amor no hace mal (Romanos 13:10).

Vemos también que Jesús vino a mostrar al Padre en su verdadero carácter y por supuesto sabemos que nuestro Señor hacía lo siguiente:

 Hechos 10:38  cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.

 Este versículo es impresionante porque contrario a lo que dice la religión, al plantear a un Dios castigador, que si le da la gana un día te arruina “con un propósito en Su soberanía” Jesucristo mismo vino no a enfermar, o a empobrecer o a arruinar, ni a probar con cosas malas, sino a HACER BIENES y SANAR a los oprimidos, nótese que no dice: a los oprimidos por Dios, a lo mejor esta declaración puede parecer algo tonta, pero ¡Realmente cristianos en la actualidad están culpando a mi Padre de todo lo malo que pasa en el planeta! No dice “a los oprimidos por Dios”, dice a los oprimidos POR EL DIABLO.

Toda opresión que venga sobre la vida de alguien, jamás piense que viene de parte de Dios, viene del mismo Satanás y hay que reprenderla en el nombre de Jesús.

Otro ejemplo muy claro de cómo Jesús vino solamente para liberar (como parte de Su ministerio en Lucas 4:18-19) a la gente, lo vemos en Lucas 13 del versículo 10 al 16:

Lucas 13:10  Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo;

 Lucas 13:11  y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar.

 Lucas 13:12  Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad.

 Lucas 13:13  Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios.

 Aquí hay que rescatar 3 cosas.

 Primero: La mujer estaba encorvada porque ahí había un espíritu de enfermedad que la tenía atada (Lucas 13:11).

 Segundo: Jesucristo como parte de Su ministerio de liberar, impuso Sus manos sobre ella, y al instante se enderezó y glorificaba a Dios (Lucas 13:12). Nótese que una persona común y corriente, sin estar tan “maleada” o “prejuiciada” por la religión llámese como se llame, glorificó a Dios cuando fue sanada, no por la enfermedad, pues es obvio, únicamente Dios es glorificado y la gente lo puede ver, cuando alguien es sanado.

 Tercero: ¿Podrá usted ver en una cruzada de milagros cuando una persona que viene a recibir su sanidad viene glorificando a Dios porque le mandó ese mal? ¡NO! La persona y los demás presentes glorifican a Dios cuando la persona recibe su sanidad, contrario a lo que dice la religión y el cristiano tradicional, por supuesto en doctrinas de hombres (Mateo 15:9), que dicen que tienes que glorificar a Dios “porque te mandó esa enfermedad”, ahí les va la siguiente pregunta a los que piensan que así es: ¿Entonces para qué van para que los sanen, o para qué van al médico si es la voluntad de Dios que tengan esa enfermedad? Sonaría a “rebeldía” contra Dios, ¿Que no?, sonaría a que serían hallados luchando contra Dios, ¿Que no? (Hechos 5:39).

 Pero como dice mi pastor y maestro Jonatán Meza, hasta la lógica más paupérrima te dice que si vas con el médico o a una cruzada de milagros es porque quieres solución a tu problema, por eso él les pregunta a los que van a recibir su sanidad en las cruzadas de milagros, que si creen que eso que están padeciendo viene de Dios, entonces mejor no le pidan que los sane, porque entonces serían hallados ambos en rebeldía contra Dios.

 Pero sabemos por la Palabra que esto no es así, y vemos cómo nuestro Señor lo aclara al final de esta historia:

 Lucas 13:15  Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de repososu buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber?

 Lucas 13:16  Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?

 Jesús mismo aclara que esa atadura venía de Satanás y Él vino a esta tierra a deshacer las obras del diablo (1 Juan 3:8).

Entonces podemos entender que Jesús vino a mostrar el verdadero carácter de Dios, el de bondad y no el de un Dios castigador como en muchas ocasiones se le culpó en el antiguo pacto y actualmente por parte de muchos cristianos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 19 septiembre, 2011 en Estudios Bíblicos

 

El poder de la confesión

  • LA IMPORTANCIA DE LA PALABRA DE DIOS

      La Palabra de Dios es el arma espiritual con la cual podemos conocer la voluntad de Dios para nuestras vidas, por lo cual, alguien que dice creer y conocer a Dios pero ignora lo que dice Su Palabra, está viviendo una vida que no está basada en la fe de Dios, sino en sus propias opiniones:

… No seáis sabios en vuestra propia opinión. (Romanos 12:16, Proverbios 3:7).

La Palabra de Dios es la materia prima de todo lo que vemos y también de lo que no vemos:

Colosenses 1:16  Porque en él fueron creadas todas las cosas,  las que hay en los cielos y las que hay en la tierra,  visibles e invisibles;  sean tronos,  sean dominios,  sean principados,  sean potestades;  todo fue creado por medio de él y para él. (Salmos 33:6, Hebreos 11:3)

 Aunque parezca o suene algo raro (sobretodo para la ciencia humana) efectivamente, todo el universo que vemos fue hecho por la Palabra de Dios:

 Hebreos 11:3  Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios,  de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

 

  • LA CONFESIÓN DE DIOS DESDE EL GÉNESIS

 Mediante la misma Palabra, Dios ordenó la tierra cuando estaba desordenada y vacía:

 Génesis 1:3  Y dijo Dios:  Sea la luz;  y fue la luz.

 Génesis 1:6  Luego dijo Dios:  Haya expansión en medio de las aguas,  y separe las aguas de las aguas.

 Génesis 1:9  Dijo también Dios:  Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar,  y descúbrase lo seco.  Y fue así.

 Génesis 1:11  Después dijo Dios:  Produzca la tierra hierba verde,  hierba que dé semilla;  árbol de fruto que dé fruto según su género,  que su semilla esté en él,  sobre la tierra.  Y fue así.

 Génesis 1:14  Dijo luego Dios:  Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche;  y sirvan de señales para las estaciones,  para días y años,

 Génesis 1:20  Dijo Dios:  Produzcan las aguas seres vivientes,  y aves que vuelen sobre la tierra,  en la abierta expansión de los cielos.

 Génesis 1:24  Luego dijo Dios:  Produzca la tierra seres vivientes según su género,  bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie.  Y fue así.

 Génesis 1:26  Entonces dijo Dios:  Hagamos al hombre a nuestra imagen,  conforme a nuestra semejanza;  y señoree en los peces del mar,  en las aves de los cielos,  en las bestias,  en toda la tierra,  y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

 Quizás para alguien le suene extraño, pero la Biblia nos llama a por la fe ENTENDER (Hebreos 11:3), es decir, en lugar de pensar con la mente carnal, los creyentes estamos preparados para poder entender todo con la mente de Cristo (1 Corintios 2:16) que tenemos en el espíritu, ese espíritu de fe, el cual dice:

 2 Corintios 4:13  …Creí,  por lo cual hablé,  nosotros también creemos,  por lo cual también hablamos,

 Ese espíritu de fe que recibimos al confesar a Cristo y recibirlo en nuestra corazón, se nos da, y tenemos la misma facultad que tiene Dios de poder hablar y hacer que cosas sucedan.

 Aquí no estamos presentando una cara falsa positivista. Para positivos tenemos mucha gente, aún así vemos que en cierto modo gente ha comprobado que al hablar lo correcto (aunque no tienen la Palabra y por supuesto no es el mismo efecto), les suceden cosas buenas, por lo cual han surgido teorías y disciplinas como el “positivismo”, la “metafísica”, etc. que si nos ponemos a analizar en la Palabra, todo esto es sólo una copia BARATA de lo que ya dice la Biblia, y no nos extraña, pues Satanás es un imitador de lo que Dios hace.

 La gran diferencia radica en que nosotros los creyentes no hablamos cualquier Palabra de sabiduría humana, sino que hablamos la Poderosa y Eterna Palabra de Dios, la cual no cambia y es viva y eficaz:

 Lucas 21:33  El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

 Hebreos 13:8  Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.

 La Palabra de Dios es Palabra de bendición (Santiago 3:9-10), y sabemos que es la Palabra más viva y eficaz que cualquier palabra, por el simple y sencillo hecho de que es de Dios:

 Hebreos 4:12  Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

 Isaías 55:11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.

 

  • ADÁN HECHO A IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS

 En un principio Adán al ser hecho a imagen y semejanza de Dios, tenía el señorío de todo animal que había sobre la tierra, y no tan sólo del reino animal, sino de poder fructificar, multiplicarse, llenar la tierra y sojuzgarla (Génesis 1:26).

 La palabra sojuzgar viene del hebreo “kabásh”, que significa literalmente someter, subyugar, conquistar y sujetar.

 Adán era rey sobre la tierra y estaba para señorearla y aplicar lo mismo que hizo Dios: hablar y que cosas sucedieran. Esto fue de tal manera que él habló sobre los animales para que fueran seres vivientes, comprobémoslo a continuación:

 Génesis 2:19  Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre.

 Jehová Dios formó el cuerpo de los animales, pero fue Adán el que profetizó sobre los animales para que éstos vivieran. La palabra hebrea de “llamar” es “cará” que entre varias palabras significa decir, invocar, profetizar.

 Jehová trajo a Adán toda bestia para que él pudiera profetizarles a los animales para que éstos tomaran vida.

 La palabra “nombre” viene del hebreo “shem” que significa autoridad, carácter, a su vez esta palabra hebrea viene del hebreo “shamé” que significa aire. Es decir, al Adán profetizar sobre los animales, les vino su carácter y así fue como éstos vinieron a la vida. ¡Qué impresionante!

 

  • LA CAÍDA

 Al haber desobedecido Adán a Dios en el huerto y comer del fruto, éste traspasó el pacto (Oseas 6:7) y cayó bajo maldición, desgraciadamente le traspasó su deidad y la potestad que tenía del aire a Satanás, es por eso que vemos que en Job 1:6 Satanás andaba en la categoría de hijo de Dios, aunque no era por naturaleza hijo, Adán le traspasó eso, por lo cual Satanás andaba “en categoría” de hijo.

 Ahora Satanás era el príncipe de la potestad del aire y de los pensamientos (Efesios 2:2-3).

 

  • EL PODER DE LA CONFESIÓN RECUPERADO

 Con la muerte y resurrección de Cristo, la misma Palabra encarnada y enviada por el Padre (Salmos 107:20, Juan 1:14) nuestro Señor vino a rescatar lo que se había perdido (Lucas 19:10), que era el reino de Dios en la tierra. Nótese que no dijo Jesús: he venido a buscar y a salvar a los que se han perdido, sino más bien lo que dijo fue que vino a buscar y a salvar lo que se había perdido; eso que se había perdido era el reino.

 Nuestro Señor Jesucristo le quitó toda autoridad a Satanás y se la entregó a su amada iglesia. Fue de esa manera por la cual los hijos de Dios hemos recuperado el poder creativo de la confesión a través de Su sacrificio y como el cuerpo de Cristo que somos (1 Corintios 12:27) ¡Toda autoridad nos fue entregada!:

 Mateo 28:18  Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

 Efesios 1:19  y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza,

 Efesios 1:20  la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestraen los lugares celestiales,

 Efesios 1:21  sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero;

 Efesios 1:22  y sometió todas las cosas bajo sus pies,y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia,

 Efesios 1:23  la cual es su cuerpo,la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo. 

 

  • TENEMOS QUE IMITAR A DIOS EN NUESTRA CONFESIÓN

 No dejemos sólo a Dios al sustentar todas las cosas con Su Palabra (Hebreos 1:3), sino que Dios nos insta a imitarlo a Él en todo:

 Efesios 5:1 Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados.

 ¡Qué tremendo! ¡Ahora somos partícipes de toda esta facultad y autoridad por medio de Él!

 

  • EJEMPLOS DE CONFESAR LO CORRECTO

- Jesucristo cuando estaba en el mismo infierno (Salmos 116:9-10, Salmos 16:9-11, Hechos 2:27-28, Salmos 71:20, Salmos 49:15, Miqueas 7:8-10, Salmos 57:3, 8-10, Salmos 143:11-12, Salmos 130:1, Salmos 23:4, Salmos 17:15, Oseas 13:14).

- Jesucristo en su ministerio en la tierra (Marcos 5:39, Mateo 15:10-11, Marcos 9:23, Juan 11:25-26, 40, 43, Marcos 11:23, Mateo 8:7-10, Lucas 4:39-41).

- Abraham en el sacrificio de Isaac (Génesis 22:5, 8).

- Isaac como padre bendiciendo al primogénito Jacob (Génesis 27:25, 27-29).

- Jacob bendiciendo a Efraín y a Manasés (Génesis 48:14-16, 20).

- El profeta Elías con la viuda de Sarepta (1 Reyes 17:13-14).

- Moisés al cruzar el mar Rojo (Éxodo 14:13-14).

- Josué y Caleb al reconocer la tierra (Números 13:30, Números 14:6-9, 24).

- David al enfrentar a Goliat (1 Samuel 17:34-37, 1 Samuel 17:45-47).

- El apóstol Pablo en varias ocasiones (Colosenses 3:16, Efesios 4:19, 1 Corintios 12:10, Filipenses 1:24-25, 2 Corintios 4:13, 1 Tesalonicenses 4:17).

 

  • ¿QUÉ PASA SI NO CONFIESO LO CORRECTO?

 Bueno, hay gente que subestima el poder que tiene el confesar la Palabra no importando las circunstancias (andamos por fe, no por vista 2 Corintios 5:7) y que inclusive se atreven a criticar a los maestros que enseñan esto, para esta gente que la Biblia le llama “necios”, les dejamos la siguiente evidencia bíblica de lo que les puede pasar:

 Eclesiastés 10:12  Las palabras de la boca del sabio son llenas de gracia, mas los labios del necio causan su propia ruina.

 Proverbios 18:7  La boca del necio es quebrantamiento para sí,

 Y sus labios son lazos para su alma.

 Santiago 3:6  Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.

 Proverbios 13:3  El que guarda su boca guarda su alma;

 Mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad.

 Proverbios 15:4  La lengua apacible es árbol de vida;

 Mas la perversidad de ella es quebrantamiento de espíritu.

 Proverbios 6:2  Te has enlazado con las palabras de tu boca,

 Y has quedado preso en los dichos de tus labios.

 Proverbios 10:11  Manantial de vida es la boca del justo;

 Pero violencia cubrirá la boca de los impíos.

 Proverbios 10:21  Los labios del justo apacientan a muchos,

 Mas los necios mueren por falta de entendimiento.

 Proverbios 14:23  En toda labor hay fruto;

 Mas las vanas palabras de los labios empobrecen.

 

  • DESATANDO NUESTRA FE

 Una de las maneras de desatar nuestra fe es poniéndola por obra, pero también otra manera de hacerlo es confesando la Palabra de Dios, que son las palabras de vida, nuestro Señor Jesucristo dijo que Sus palabras son espíritu y son vida:

 Juan 6:63  …las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

 Como hijos imitadores de Dios en todas las áreas, podemos hablar y trastornar el mundo espiritual y físico para que por medio de declarar la Palabra, ésta funcione a nuestro favor. Aquí están ejemplos de evidencia bíblica acerca de la importancia de confesar lo correcto:

 Proverbios 18:21  La muerte y la vida están en poder de la lengua,

 Y el que la ama comerá de sus frutos.

 Apocalipsis 12:11  Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

 Proverbios 10:11  Manantial de vida es la boca del justo; (Juan 6:63)

 Pero violencia cubrirá la boca de los impíos.

 Efesios 4:29  Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

 1 Pedro 4:11  Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios;

 Proverbios 11:11  Por la bendición de los rectos la ciudad será engrandecida;

 Mas por la boca de los impíos será trastornada.

 Proverbios 12:6  Las palabras de los impíos son asechanzas para derramar sangre;

 Mas la boca de los rectos los librará.

 Proverbios 12:14  El hombre será saciado de bien del fruto de su boca;

 Y le será pagado según la obra de sus manos.

 Proverbios 12:18  Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada;

 Mas la lengua de los sabios es medicina.

 Proverbios 13:2  Del fruto de su boca el hombre comerá el bien;

 Mas el alma de los prevaricadores hallará el mal.

 Proverbios 13:3  El que guarda su boca guarda su alma;

 Mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad.

Proverbios 15:4  La lengua apacible es árbol de vida;

 Mas la perversidad de ella es quebrantamiento de espíritu.

 Proverbios 16:24  Panal de miel son los dichos suaves;

 Suavidad al alma y medicina para los huesos.

 Proverbios 21:23  El que guarda su boca y su lengua,

 Su alma guarda de angustias.

 

Para finalizar, dejamos las palabras poderosas que dijo nuestro Señor acerca de la importancia de la confesión:

Marcos 11:23  “Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.”

 

Dios los bendice.

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 agosto, 2011 en Estudios Bíblicos

 

MEDJ: serpiente vs. serpiente

Juan 3:14  “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado,

Juan 3:15  para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

 ¡Qué tremendo versículo, el cual nos revela de una manera impresionante el sacrificio de Jesucristo en Su muerte espiritual!

 Es impactante cómo nuestro Señor Jesucristo vino a revelarnos por medio de las Escrituras cosas que en el antiguo pacto ya estaban escritas, pero que estaban apuntando a la obra de Él. El pasaje bíblico que Jesús está retomando ahí es Números 21, cuando habló Israel contra Dios y contra Moisés, entonces vinieron contra el pueblo serpientes ardientes que los mordían y estaban muriendo muchos (Números 21:7). Entonces el pueblo vino a Moisés y dijeron:

Números 21:7 …Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo.

 

  • Solución: la serpiente en el asta

Pero ahora veamos el remedio que Jehová provee a Moisés:

Números 21:8  Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá.

 Número 21:9  Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta;y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía.

 Nótese que eran SERPIENTES la que estaban matando al pueblo, pero Jehová ordena a Moisés que haga OTRA SERPIENTE para que la gente mirara a esa serpiente en el asta y así acabar con la mortandad en ese evento.

Nótese también que NO manda Jehová hacer un corderito bello y hermoso (ya me estoy imaginando el “meee” del cordero), para que la gente lo viera y fuera sanada…¡NO! Aquí Jehová estaba queriéndonos enseñar algo que iba a pasar mucho tiempo después, ¡Estaba apuntando al sacrificio de Cristo! Jesús dijo:

Juan 3:14  “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto,así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado,

 ¡Qué gran revelación! Ahí Jesús estaba diciendo que cuando Jehová mandó hacer la serpiente en el asta para quitar la mortandad de Israel, ¡Estaba apuntando a Él mismo! Es impactante cómo Jesús mismo se está comparando con la serpiente en el asta de Números 21 con Él, pero: ¿Por qué fue así? La respuesta es la siguiente:

 

  • El antídoto

En la actualidad está comprobado científicamente que en el mundo natural una vacuna se produce DEL MISMO VIRUS para sanar a alguien. ¿Cómo aplicamos esta realidad natural a lo espiritual? (1 Corintios 2:13, Romanos 1:20)

Cristo mismo, para librarnos de la muerte espiritual a la que estábamos condenados, ¡Él mismo se puso como propiciación por nuestra naturaleza pecaminosa que nos había heredado Adán y Él mismo en la cruz adquirió la naturaleza de pecado, haciéndose Él mismo serpiente! (no una serpiente literal obviamente, sino de la naturaleza pecaminosa), cumpliéndose 2 Corintios 5:21:

2 Corintios 5:21  Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. 

 También vemos este impresionante hecho en Gálatas 3:13:

Gal 3:13  Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero),

 Jesucristo SE HIZO PECADO por nosotros, SE HIZO  MALDICIÓN por nosotros en la cruz, al tomar nuestra naturaleza de pecado haciéndose Él mismo de esa naturaleza, y yendo como pecador (los pecados tuyos y míos) al mismo infierno a llevar, a trasladar nuestros pecados e iniquidades:

Miqueas 7:19  El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.

 Referencias bíblicas para comprobar que en lo profundo del mar está el infierno y que ahí fue Cristo por nosotros, puede ver los siguientes versículos: Salmos 69:1-2, 14-15, Salmos 68:22, Salmos 86:13, Deuteronomio 30:12-13, Romanos 10:7, Jonás 2:2-3, 5, Salmos 144:7, Salmos 18:15-16.

 Todo esto Cristo lo hizo para poder librarnos de la muerte espiritual a la que estábamos sujetos, cumpliéndose de esta manera las siguientes Escrituras:

 Hebreos 2:14  Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,

 Oseas 13:14  De la mano del Seol los redimiré, los libraré de la muerte. Oh muerte, yo seré tu muerte; y seré tu destrucción, oh Seol;la compasión será escondida de mi vista.

 

  • Cristo: La vara que se hizo culebra

 También creo conveniente mencionar otro pasaje en el cual podemos ver con los ojos de la revelación a Cristo en Su muerte espiritual:

 Éxodo 4:1  Entonces Moisés respondió diciendo: He aquí que ellos no me creerán, ni oirán mi voz; porque dirán: No te ha aparecido Jehová.

 Éxodo 4:2  Y Jehová dijo: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? Y él respondió: Una vara.

 Éxodo 4:3  El le dijo: Echala en tierra. Y él la echó en tierra, y se hizo una culebra; y Moisés huía de ella.

 Éxodo 4:4  Entonces dijo Jehová a Moisés: Extiende tu mano, y tómala por la cola. Y él extendió su mano, y la tomó, y se volvió vara en su mano.

 Al igual que Moisés, ¡Muchos religiosos en la actualidad huyen de este tema como Moisés huía de la vara (tipo de Cristo) que se hizo culebra! les da pavor el tan sólo pensar que Cristo el Cordero de Dios, se convertiría en serpiente muriendo espiritualmente y yendo al infierno por nosotros, pero la Biblia es clara en esto y necesitamos creer en el sacrificio COMPLETO de nuestro Señor Jesucristo. Veamos qué es lo que pasó con esta vara en capítulos después:

 Éxodo 7:8  Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciendo:

 Exo 7:9  Si Faraón os respondiere diciendo: Mostrad milagro; dirás a Aarón: Toma tu vara, y échala delante de Faraón, para que se haga culebra.

 Éxodo 7:10  Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón, e hicieron como Jehová lo había mandado. Y echó Aarón su vara delante de Faraón y de sus siervos, y se hizo culebra.

 Éxodo 7:11  Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos;

 Éxodo 7:12  pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras; mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos.

  • Beneficios de la muerte espiritual de Jesús

 Cristo en Su muerte espiritual y resucitando al tercer día venció e inhabilitó el imperio de la muerte que estaba en manos de Satanás, pero ahora toda esa potestad que Satanás tenía al habérsela quitado a Adán (Lucas 4:6, Lucas 19:10), ¡Nuestro Señor la recuperó en la resurrección del Hades! y ahora:

 1 Corintios 3:21  Así que, ninguno se gloríe en los hombres; porque todo es vuestro:

 1 Corintios 3:22  sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, SEA LA MUERTE, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro,

 Alguno dirá: Oiga hermano, ¿Pero para qué me sirve tener la muerte como mía? Tan sencillo como que nosotros tenemos el control sobre ella, es decir, no nos moriremos de un de repente, sino que tenemos el poder para tenerla sometida debajo de nuestros pies, ¡Y estamos creyendo que viviremos y no moriremos hasta que Cristo venga por nosotros!

 Es por eso que cuando Cristo resucitó del infierno dijo:

 Apocalipsis 1:18  y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades.

 Ahora: ¿Cristo se quedó con esas llaves?, ¡NO! Esas llaves Él se las entregó a su amada iglesia, que somos nosotros:

 Efesios 1:19  y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza,

 Efesios 1:20  la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestraen los lugares celestiales,

 Efesios 1:21  SOBRE TODO principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero;

 Efesios 1:22  y sometió TODAS LAS COSAS bajo sus pies, y LO DIO por cabeza sobre todas las cosas A LA IGLESIA,

 Efesios 1:23  la cual es su cuerpo,la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo. 

 ¡Y no hay nada que no esté sujeto debajo de nuestros pies!:

 Hebreos 2:8  Todo lo sujetaste bajo sus pies.Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él;

 Si por algún motivo vemos que no todas las cosas le han sido sujetadas a la iglesia, no es porque Dios mienta (Romanos 3:4), es porque la iglesia de Jesucristo ¡tiene que hacer su parte y apropiarse, asirse de la Palabra de Dios (Filipenses 2:16) para que estas promesas poderosas se cumplan!:

 Mateo 11:12  Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

 Mateo 18:18  De cierto os digo que todo lo que atéis (griego “déo” = prohibir) en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis (griego “lúo” = permitir) en la tierra, será desatado en el cielo.

Dios los bendice.

 
11 comentarios

Publicado por en 18 junio, 2011 en Estudios Bíblicos, MEDJ

 

MEDJ: Cristo, el Cordero quemado (Parte 2)

Continuando con esta enseñanza como venía explicando, en el antiguo pacto podemos ver con la revelación del nuevo pacto de manera asombrosa los sufrimientos de Cristo en su totalidad.

En el libro de Levítico hay gran revelación acerca de qué es lo que le pasó a Cristo en Su muerte física y espiritual, de hecho en el libro de Hebreos se nos explica, haciendo alusión a lo que habla en Levítico sobre los sacrificios de animales, tipificando al sacrificio de Cristo. Veremos a continuación:

Levítico 4:4  Traerá el becerro a la puerta del tabernáculo de reunión delante de Jehová, y pondrá su mano sobre la cabeza del becerro, y lo degollará delante de Jehová.

Levítico 4:5  Y el sacerdote ungido tomará de la sangre del becerro, y la traerá al tabernáculo de reunión;

Levítico 4:6  y mojará el sacerdote su dedo en la sangre, y rociará de aquella sangre siete veces delante de Jehová, hacia el velo del santuario.

Ahí se puede ver lo que respecta al sacrificio físico de Jesús, es decir, Su muerte física, de Su cuerpo, al ser crucificado y derramar Su sangre por nosotros, aplicando en ese entonces para expiación por los pecados, que aplica al Cordero inmolado en el nuevo pacto para remisión (Hebreos 9:22), es decir para quitar el pecado del mundo (Juan 1:29) como expliqué en la parte 1 de esta enseñanza.

  • El becerro quemado para expiación

Pero a continuación sigue lo que le pasaría a ese becerro:

Levítico 4:8  Y tomará del becerro para la expiación toda su grosura, la que cubre los intestinos, y la que está sobre las entrañas,

Levítico 4:9  los dos riñones, la grosura que está sobre ellos, y la que está sobre los ijares; y con los riñones quitará la grosura de sobre el hígado,

Levítico 4:10  de la manera que se quita del buey del sacrificio de paz; y el sacerdote la hará arder sobre el altar del holocausto.

Levítico 4:12  en fin, todo el becerro sacará fuera del campamento a un lugar limpio, donde se echan las cenizas, y lo quemará al fuego sobre la leña; en donde se echan las cenizas será quemado.

Como usted podrá ver en la Palabra de Dios, el becerro no tan sólo era degollado y derramaba su sangre, sino que también tenía que ser quemado, y esto también era para expiación, es decir, era parte del proceso para cubrir los pecados del pueblo, lo veremos en la Escritura:

Levítico 4:20  Y hará de aquel becerro como hizo con el becerro de la expiación; lo mismo hará de él; así hará el sacerdote expiación por ellos, y obtendrán perdón.

Levítico 4:21  Y sacará el becerro fuera del campamento, y lo quemará como quemó el primer becerro; expiación es por la congregación.

  • Aplicación a Cristo

Nótese que no tan sólo cuando el becerro era degollado y derramaba su sangre (inmolado) se hacía expiación. También cuando era quemado era expiación, era parte del sacrificio. Ahora veamos en la carta a los Hebreos cómo la Palabra de Dios lo confirma pero ahora refiriéndose a nuestro Señor Jesucristo:

Hebreos 13:11  Porque los cuerpos de aquellos animales cuya sangre a causa del pecado es introducida en el santuario por el sumo sacerdote, son quemados fuera del campamento.

Hebreos 13:12  Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta.

Para los que quizás cuando leían en Éxodo acerca del cordero que era quemado, o en Levítico y Números (donde habla en gran parte de estos sacrificios y holocaustos por el pecado) sólo leían de pasadita, sin la revelación de que el antiguo pacto era tan sólo una sombra (Hebreos 10:1, Colosenses 2:17, Hebreos 8:5) de los padecimientos de Cristo en Su muerte y resurrección.

¡Esa parte en la cual el becerro o cordero era quemado, nos dice en el nuevo pacto que aplica a nuestro Señor Jesucristo, aplicando en Su muerte espiritual, cuando descendió al mismo infierno y lo sufrió por ti y por mí!

Es por esa razón que ahora podemos entender lo que dice en Hebreos:

Hebreos 9:23 Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que estos (habla de sacrificios, refiriéndose a Jesús en Su muerte física y espiritual (Filipenses 2:8, Isaías 53:9).

  • Olor grato a Jehová

Lo impactante de todo esto es que como lo comenté, era necesario que el animal en el antiguo pacto fuera quemado para la expiación, esto era ofrenda encendida a Jehová (Levítico 3:3, 9,11, 14, 4:35, 7:5, 8:28), y no solamente ofrenda encendida, ¡sino que eso le era olor grato a Jehová!:

Levítico 3:16  Y el sacerdote hará arder esto sobre el altar; vianda es de ofrenda que se quema en olor grato a Jehová; toda la grosura es de Jehová.

Levítico 4:31  Y le quitará toda su grosura, de la manera que fue quitada la grosura del sacrificio de paz; y el sacerdote la hará arder sobre el altar en olor grato a Jehová; así hará el sacerdote expiación por él, y será perdonado.

Para los que dicen que esto de que era grato a Jehová no aplica a Jesús mismo, entonces veamos este poderoso versículo:

Efesios 5:2  Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante.

  • En Cristo se cumple el sacrificio del animal quemado

¡Qué tremendo! Es decir, en el nuevo pacto nos confirma con la revelación que recibió el apóstol Pablo e inspirado por el Espíritu Santo cómo en Cristo esto se cumple en Su sacrificio espiritual al ir al infierno 3 días y 3 noches (Mateo 12:40) y ser quemado en ese lugar, eso le agradó al Padre, ¡porque sabía que había de traer muchos hijos a la gloria (Hebreos 2:10) y a nosotros no nos tocaría ir a ese lugar!(Colosenses 1:13). Veamos una parte (de tantas) en la Escritura que habla cuando Cristo estaba sufriendo en el infierno:

Salmos 80:8  Hiciste venir una vid de Egipto;

 Echaste las naciones, y la plantaste.

Salmos 80:15  La planta que plantó tu diestra,

 Y el renuevo que para ti afirmaste.

 Salmos 80:16  Quemada a fuego está, asolada;

 Perezcan por la reprensión de tu rostro.

Si hay alguien que duda sobre si este versículo aplica o no a Jesucristo, en Juan 15:1 nuestro Señor dijo que Él es la vid verdadera, y aparte veamos lo que dice en el mismo salmo pero el versículo siguiente, el versículo 17 de ese salmo:

Salmos 80:17  Sea tu mano sobre el varón de tu diestra

Ahí dice varón de tu diestra, ahora, vamos a acomodar lo espiritual a lo espiritual:

Isaías 53:3  Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos.

1 Timoteo 2:5  Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,

1 Timoteo 2:6  el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.                                    

Sabemos que esta Escritura esta aplicando al Mesías, a Jesús mismo. Ahora va la segunda parte de ese versículo:

Salmos 80:17  … Sobre el hijo de hombre que para ti afirmaste.

 Esto aplica perfectamente a nuestro Señor, confirmándolo con las siguientes Escrituras en las cuales se refiere Jesús a Él mismo como el Hijo del hombre:

Mateo 12:40  Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.

Lucas 9:56  porque el Hijo del Hombre no ha venido para perder las almas de los hombres, sino para salvarlas… 

Lucas 19:10  Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

  • Hallando a Cristo en las Escrituras

Hermanos y amigos: Cristo fue nuestro sustituto en todo, por eso se le llama sustituto (“Jehová Jireh” en Génesis 22:14) y podemos ver esa sustitución desde Génesis hasta el Apocalipsis, pasando por cada libro de la Escritura ¡pudiendo demostrar que todo apunta a Cristo!

Los apóstoles con la ayuda del Espíritu Santo pudieron hallar a Cristo en las Escrituras, aún cuando muchos judíos no creían, y sufrieron mucha persecución porque ellos no tenían la revelación de cada pasaje bíblico y aún siguen esperando al Mesías.

Pero nosotros tenemos la capacidad de ver en cada Escritura a Cristo en Sus padecimientos (Lucas 24:26-27, 24:44-46, 1 Pedro 1:10-11, Hechos 2:25), de discernir (1 Corintios 2:14), de acomodar lo espiritual a lo espiritual (1 Corintios 2:13) de dividir bien la Palabra de Verdad (2 Timoteo 2:15) ¡porque tenemos la mente de Cristo!:

1 Corintios 2:16  Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo

Dios los bendice.

 
2 comentarios

Publicado por en 16 abril, 2011 en Estudios Bíblicos, MEDJ

 

MEDJ: Cristo, el Cordero quemado (Parte 1)

Esta es una gran verdad que la Palabra de Dios nos revela como parte del sacrificio completo de nuestro Señor. La mayoría de las personas en la actualidad saben que a Jesús se le llama el Cordero inmolado, y que cuando se habla de Cordero se está refiriendo a Jesucristo mismo, pero ahora veremos que ese Cordero que era inmolado, también tenía que ser quemado, que tipifica a lo que le pasaría al Espíritu de Jesús en el mismo infierno.

Veremos también que los sacrificios del antiguo pacto de animales, cuyos cuerpos eran quemados para llevar a cabo la expiación, ahora, en Cristo se cumplió para la remisión, es decir, para quitar el pecado.

  • Jesucristo: nuestra pascua

En el libro de Apocalipsis (Apocalipsis 5:6, 9, 12, 13:8) vemos que a Cristo se le llama el Cordero inmolado, tipificando al sacrificio del cordero en la pascua del antiguo pacto (Hebreos 10:1).

La palabra inmolado viene del griego sfázo que significa masacrar, mutilar (violentamente), herir, matar.

Jesucristo como nuestro Cordero sustituto (Jehová Jireh) fue inmolado, cumpliéndose lo que le pasaba a aquel cordero en el antiguo pacto. En Éxodo 12 vemos la descripción de la pascua:

Éxodo 12:3  Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia.

 Éxodo 12:5  El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras.

 Éxodo 12:6  Y lo guardaréis hasta el día catorce de este mes, y lo inmolará toda la congregación del pueblo de Israel entre las dos tardes.

 Al inmolar a ese cordero, lo degollaban y derramaba su sangre, esto dice la Escritura que se celebraría como estatuto perpetuo (Éxodo 12:14).

 Pero a continuación está lo que seguiría con ese cordero: el cordero tenía que ser quemado. Veamos la evidencia bíblica:

 Éxodo 12:8  Y aquella noche comerán la carne asada al fuego, y panes sin levadura; con hierbas amargas lo comerán.

 Éxodo 12:9  Ninguna cosa comeréis de él cruda, ni cocida en agua, sino asada al fuego; su cabeza con sus pies y sus entrañas.

 Éxodo 12:10  Ninguna cosa dejaréis de él hasta la mañana; y lo que quedare hasta la mañana, lo quemaréis en el fuego.

Desgraciadamente en la actualidad ¡la religión se come cruda la pascua!, desobedeciendo o sin la revelación de que la carne tiene que ser asada al fuego (Éxodo 12:9), y por consecuencia se comen, digamos, al cordero crudo.

 Vemos que todo esto era una ordenanza de Jehová, y dice:

 Éxodo 12:11  Y lo comeréis así: ceñidos vuestros lomos, vuestro calzado en vuestros pies, y vuestro bordón en vuestra mano; y lo comeréis apresuradamente; es la Pascua de Jehová.

Hay tanto jugo en revelación que uno puede sacar de estos versículos, que en otra enseñanza posterior estaré hablando cuando dice ceñidos vuestros lomos, tipificando a lo que el apóstol Pablo dice en su carta a los Efesios capítulo 6, cuando dice que estemos firmes, ceñidos nuestros lomos con la Verdad, ahí Pablo estaba hablando no tan sólo a la persona de Cristo como la Verdad, sino al evento de Su sacrificio completo como la Verdad, teniendo el entendimiento de que aquel cordero que era inmolado, también era quemado, apuntando a Cristo en Su sacrificio espiritual.

Bueno, siguiendo con la enseñanza, cuando Juan el bautista vio a Cristo veamos lo que dijo acerca de Él:

 Juan 1:29  El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

 Juan el bautista sabía muy bien de que en Cristo se tenía que cumplir lo que le pasaba al cordero en el antiguo pacto. El apóstol Juan inspirado por el Espíritu Santo comenta también aludiendo al cordero como semejanza a Cristo:

 Juan 19:36  Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo. (Éxodo 12:46, Números 9:12)

El apóstol Pablo en la carta a los corintios también dice:

 1 Corintios 5:7  Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.

 1 Corintios 5:8  Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad.

Pongo también en negritas la palabra verdad, porque como lo mencioné, el tener el entendimiento del sacrificio total, completo de nuestro Señor nos hace parte de los que tenemos la Verdad.

  • ¿Cómo fue que en Cristo se cumplió el Cordero quemado?

 La parte del cordero que era quemado se cumple en la muerte espiritual de Jesús, en Su descenso al Hades. Dice la Palabra de Dios lo siguiente:

 Hechos 2:27  Porque no dejarás mi alma en el Hades,

 Ni permitirás que tu Santo vea corrupción.

Jesucristo al morir espiritualmente en la cruz por la separación a causa del pecado, la separación como lo he enseñado, por primera y única vez en la historia del Padre y del Espíritu Santo (por eso en Mateo 27:46 dijo: Dios mío, Dios mío, haciendo alusión al Padre y al Espíritu Santo que lo habían abandonado), como resultado de esa naturaleza de pecado, de maldición que adquirió (2 Corintios 5:21, Gálatas 3:13), no por los pecados de Él (Él no pecó), sino por los pecados de todos nosotros (Isaías 53:5-6, 8, 11-12, Salmos 59:3-4, Salmos 69:4, Salmos 89:50) fue al Hades, a ese lugar a donde van los muertos espirituales (Salmos 9:17) a ese lugar de tormentos, mejor conocido como infierno a sufrirlo por nosotros, ahí Él fue quemado, mesiánicamente lo veremos:

Salmos 80:8  Hiciste venir una vid de Egipto; (Juan 15:1)

 Echaste las naciones, y la plantaste.

Salmos 80:15  La planta que plantó tu diestra, (Jeremías 11:19, Ezequiel 17:24, Job 19:10, Isaías 53:10, Salmos 116:9)

 Y el renuevo que para ti afirmaste. (Isaías 53:2, Isaías 11:1, Jeremías 33:15-16, Zacarías 3:8)

 Salmos 80:16  Quemada a fuego está, asolada;

 Perezcan por la reprensión de tu rostro.

Job 30:28  Ando ennegrecido, y no por el sol;

 Me he levantado en la congregación, y clamado.

Job 30:30  Mi piel se ha ennegrecido y se me cae,

 Y mis huesos arden de calor.

Sal 57:4  Mi vida está entre leones;

 Estoy echado entre hijos de hombres que vomitan llamas; (Lucas 16:24)

 Sus dientes son lanzas y saetas,

 Y su lengua espada aguda.

Hay gente que sólo para contradecir que Jesús estuvo en el Hades sufriendo (como lo afirman las Escrituras) dicen que cuando dice que estuvo en el Hades, no era realmente el Hades, sino que era la tumba…¡Qué barbaridad! Para empezar la palabra griega es Hades, que es el infierno (como en muchas versiones en inglés dice hell y en español infierno) y segundo: no diría entonces no dejarás mi alma en la tumba, diría: no dejarás mi cuerpo en la tumba, ¿Que no?, hasta el más niño en el reino sabe que cuando una persona muere su alma y espíritu se separan del cuerpo (el cuerpo que queda en la tumba), como lo dice en Santiago 2:26. Pero no, dice la Palabra de Dios que el alma de Jesús estaba en el Hades, y al tercer día resucitó de ese lugar (Hechos 2:31).

Continuará…

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 marzo, 2011 en Estudios Bíblicos, MEDJ

 

MEDJ: Una vez para siempre

Estaba profetizado desde el antiguo pacto y posteriormente lo confirmamos en el nuevo pacto los sacrificios de Jesucristo, Sus padecimientos; digo sacrificios porque como está escrito en Hebreos 9:23 habla de sacrificios en plural, ¿por qué habla de sacrificios? Bueno, no es en sí un solo sacrificio para decir que sólo fue Su cuerpo, sino se podría decir que fue el sacrificio de Jesús dividido en 2 sacrificios, que fue el espiritual y como consecuencia vino el físico, lo podemos ver a continuación:

Filipenses 2:8  y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte (muerte espiritual) , y muerte de cruz (muerte física).

En el antiguo pacto podemos ver como sombra de los bienes venideros los sacrificios de los animales como figuras impresionantes de lo que realmente le pasó a Cristo en Su muerte física y espiritual. El cordero en la pascua primero era inmolado, es decir, degollado (Éxodo 12:6) que tipificaba al cuerpo de Jesucristo en la cruz, pero posteriormente tenía que ser quemado (Éxodo 12:8-10), que tiene todo que ver con Su muerte espiritual y Su descenso al Hades, el lugar de tormentos (Lucas 16:23-25, Hechos 2:27).

Los animales para el holocausto (palabra hebrea olah y griega holokaútoma u holókauston, proveniente del griego holos que sign. completo, todo, y del griego kaio que sign. incendiar, encender, arder, quemar, que significa completamente quemado) eran quemados y era ofrenda encendida en olor grato a Jehová (Levítico 3:11, 16) figura impresionante del sacrificio de Jesús en el infierno, Él fue quemado en el infierno, lo podemos comprobar en el nuevo pacto:

Hebreos 13:11  Porque los cuerpos de aquellos animales cuya sangre a causa del pecado es introducida en el santuario por el sumo sacerdote, son quemados fuera del campamento.
 
Hebreos 13:12  Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta. 
 

De este tema abundaré mucho más en otra enseñanza, en realidad es muy impresionante cómo todo lo que hablaba en el antiguo pacto es sólo una sombra de la muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo.

 

 Hermano, entonces: ¿Por qué dice la Palabra de Dios que fue un solo sacrificio para siempre?

 Muy bien, debido a que muchos se preguntarán esto, lo explicaré brevemente a continuación:

En Hebreos 10:10, 12 y 1 Pedro 3:18 dice que Cristo padeció y se ofreció una sola vez por los pecados, pero en el contexto bajo el cual lo dice la Palabra, es que no es como antes, porque en el antiguo pacto se ofrecían los sacrificios cada día y cada año, sino que Cristo se ofreció una sola vez y para siempre, lo podemos ver a continuación:

Hebreos 9:25  y no para ofrecerse muchas veces, como entra el sumo sacerdote en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena.

Hebreos 9:26  De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado. 

 Hebreos 10:1  Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.

 Hebreos 10:2  De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado.

 Hebreos 10:3  Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados;

 Hebreos 10:4  porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.

 Hebreos 9:12  y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.

 Hebreos 10:11  Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados;

Hebreos 10:12  pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,

 Entonces al analizar estos versículos podemos llegar a la conclusión que cuando dice una sola vez, explica que no es como antes que se ofrecían los sacrificios continuamente.

Bendiciones abundantes.

 
2 comentarios

Publicado por en 12 febrero, 2011 en Estudios Bíblicos, MEDJ

 
 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.